En este artículo os quiero hablar de las emociones y cómo afectan a las inversiones. Quiero dejar claro que este artículo está mas enfocado al trading que a las inversiones a largo plazo, que realmente son las que yo recomiendo a todo el mundo. No obstante, aunque seas un inversor a largo plazo no te vendrá mal saber cómo afectan las inversiones cuando las temporalidades son más cortas o cuando uno está apalancado. A si que si te parece, vamos al lio 🙂

El mercado de valores es movido por las personas, y por lo tanto el resultado del mercado es fruto, de forma directa, de las decisiones que estas personas toman. Todas estas personas sienten miedos y dudas cuando toman decisiones, y tristeza o euforia si sus decisiones son o no acertadas. Es cierto que un gran porcentaje del mercado lo mueven los grandes fondos, pero no nos olvidemos que detrás de esos fondos hay gestores, y aunque estén preparados, también se equivocan y se dejan llevar por las emociones.

Ya existen máquinas que operan siguiendo unos patrones, sin que el factor humano entre en juego, y en muchos casos los resultados son mejores. No obstante, hay un gran debate al respecto, y de esto me gustaría hablar en el futuro en otro video. Ahora, voy a centrarme en la psicología de la inversión. Vamos al lio

El apalancamiento: El principal acentuador de las emociones

Las ansiedad, el miedo, el pánico, la alegría o la euforia son emociones típicas que siente cualquier inversor, sobre todo si está gestionando su dinero propio. Y esto es así, por que nadie sabe que va a ocurrir cuando lanza una inversión. Pero además, también entra el juego el deseo por ganar más dinero, por lo tanto, ese afán hace que nos expongamos más de lo debido al riesgo, y por lo tanto que todas esas emociones se intensifiquen aún más. Pero como último acentuador de estas emociones tenemos las temporalidades, ya que conforme la temporalidad, es decir, el tiempo que dure la inversión, sea más corta, mayor serán estas emociones.

No es lo mismo invertir con intención de estar 10 años, que invertir ahora con intención de cerrar tu operación en los próximos 5 minutos, entre otras cosas por que en este último caso tu apalancamiento será mucho mayor ya que el porcentaje que puede subir o bajar un activo en segundos o minutos es mucho menor del que podrá hacerlo un activo en años y por eso en temporalidades más cortas tendrás que invertir más dinero para poder sacar algo de beneficio.

Vamos, que si inviertes 1.000€ en Apple y esta sube en un año un 35% habrás ganado 350€, pero si inviertes a corto plazo y en unos minutos sube un 0,05% habrás ganado 0,50€. Por eso o inviertes más dinero en el corto plazo, o poco vas a hacer con esas rentabilidades. Para eso los traders utilizan el apalancamiento. Y como no quiero desviarme y ya hablé sobre esto en otro video, te dejo el enlace para que lo veas con calma.

Por todo esto, sobre todo cuando se trata del trading, es necesario hacerse un plan muy definido y respetarlo a rajatabla. De esta forma, se intenta no actuar de forma impulsiva o que las emociones nos juegan una mala pasada. Pero esto, lo más difícil de todo el proceso de invertir es gestionar las emociones.

No estamos programados para perder

El ser humano no está preparado a perder, no sabe perder, no acepta las pérdidas, pero es que tampoco está preparado para ganar. Es decir, cuando una persona pierde obtiene una enorme frustración, un malestar enorme, que muchas veces les empuja a volver a intentarlo, pero esta vez empujado por un sentimiento negativo, no por la razón. No acepta las pérdidas y quiere recuperarlas. Pero cuando una persona gana, tampoco acepta esas ganancias, no se conforma, ya que… si ha podido ganar en esa operación, por que no intentarlo en otras, y esa avaricia les corroe, haciéndoles entrar en más operaciones en vez de conformarse y salir fuera del mercado.

Además, y esto es muy curioso, cuando alguien pierde en alguna inversión, el malestar emocional es super intenso, y puede amargarte el día, o la semana, ya que este sentimiento se alarga. Es algo que era nuestro, y lo hemos perdido. Y ese dolor jode. Y siempre piensa uno… Joder, que rabia, mira que quería comprarme X cosa y no lo hice y ahora voy y lo pierdo aquí. Y aun se intensifica más ese dolor.

Pero por el contrario, si la situación es al revés, y se gana, el sentimiento de alegría dura muy poco y no es tan intenso. Pero vamos a ver esto con un par de ejemplos

Ejemplos de cómo afecta la emoción

Imaginaros el el trader (que es como se le llama a quien invierte en temporalidades cortas). Bien, imaginároslo que hace dos operaciones y pierde un 10% de su capital, y no quiere terminar el día sin recuperarlo. Acaba haciendo más operaciones, estando emocionalmente inestable, y por lo tanto acaba perdiendo no el 10%, si no el 30% o el 40% o en muchos casos el 100%.

Por otro lado tenemos el trader que lleva 3 operaciones positivas, y gracias a la euforia decide, ya que está en racha, operar más y encima aumentar su apalancamiento, o modificar su stop loss, y al final, en vez de irse a dormir con la satisfacción de haber tenido un buen dia, se va perdiendo todo lo que había ganado.

Otra cosa muy normal es quien empieza ganando y acaba perdiéndolo todo, en una misma sesión.

Por eso, la psicología es tan importante en las inversiones. Yo, recomiendo a todo el mundo invertir, pero una cosa es invertir a largo plazo, donde con una buena estrategia todo se vuelve mecánico y encima no nos apalancamos. Y otra cosa es operar a corto plazo donde las emociones serán las que marquen tu éxito o tu fracaso. Para esto último hay que llevar mucho cuidado y formarse muy bien.

El 95% de las personas que invierten, pierden su dinero

¿Habéis escuchado alguna vez lo de que el 95% de las personas que invierten pierden su dinero? Esto no es por otro motivo que por no haberse formado, pero sobre todo por no saber gestionar las emociones.

Y si os estáis preguntando si se puede controlar las emociones a la hora de invertir, os diré que se puede, pero no es fácil. También se puede tener una actitud positiva en la vida, pero no es fácil, por que la vida nos va poniendo obstáculos, y habrán días que estemos más felices, otros más tristes, otros derrumbados, y otros eufóricos. Para conseguir tener esta actitud mas positiva, tenemos que tomarnos la vida de otra forma, e incluso meditar. Pero aun sabiéndolo, nadie lo hace, primero por que nadie piensa que lo necesite, y segundo por que normalmente vivimos demasiado deprisa como para pararnos a mejorar mentalmente. Pues con las inversiones ocurre lo mismo, sabemos que podemos cambiar nuestra mentalidad y no invertir emocionalmente, pero o no sabemos como conseguirlo o no queremos aceptar que necesitamos controlar nuestras emociones.

La importancia de un plan de trading

Como he dicho, la influencia de las emociones afecta en el trading a corto plazo, prácticamente no afectando al largo plazo siempre que se tenga una estrategia de inversión bien definida, pero para intentar controlar estas emociones, es indispensable conseguir una buena estabilidad emocional y un robusto plan de trading. En este plan de trading deberemos fijar cómo nos comportaremos, cuál será nuestro control del riesgo, cuál será nuestra gestión del capital, nuestro horario de operativa, que haremos cuando ocurra x situación. Al fin y al cabo un guión de nuestro comportamiento, casi mecánico, para seguirlo al pie de la letra y no saltárnoslo pase lo que pase.

Si conseguimos hacerlo así podremos ser de ese 5%. También decir, que que según estudios, a día de hoy con la posibilidad del acceso a la información que ofrece internet, este porcentaje es mayor al 5%.

La emoción afecta mas en el corto plazo

Quiero recalcar esto, ya que si nunca has invertido y te estás interesando en estos momentos, quiero que tengas claro una cosa. Esta emoción de la que hablo y que puede jugar en nuestra contra, afecta a las inversiones con temporalidades bajas en las que para hacerlas hay que apalancarse, es decir, invertir con más dinero del que se posee. Una práctica muy habitual en el trading.

En cambio, yo siempre recomiendo invertir, pero lo que recomiendo son las inversiones a largo plazo y sin apalancamiento. En estas, la emoción prácticamente queda fuera del terreno de juego, ya que una vez fijada una estrategia, es cuestión de llevarla a cabo. Además, en estas inversiones a largo plazo se busca conseguir objetivos a años vista, y una de las premisas es saber que durante ese periodo la bolsa subirá y bajará, lo cual es lógico, pero eso no supondrá un problema. Evidentemente si nuestra inversión sube estaremos más contentos que si baja, pero como sabemos que es a largo plazo y encima no estamos apalancados, estaremos más tranquilos. Si te interesa la inversión a largo plazo quizás te interesa mi curso para conseguir la libertad financiera.

Pero quien hace trading busca más conseguir ingresos extras, como si fuese un segundo trabajo. Por lo tanto, una perdida hoy, le afecta de forma instantánea. Y por ese motivo las emociones están mucho más activas.

Como este tema es tan importante, haré otro video mas adelante en el que trataré algunas claves para poder gestionar mejor nuestras emociones, por eso si te interesa y te ha gustado este artículo te recomiendo que te suscribas a mi canal de YouTube para avisarte cuando lance cada nuevo video.

Como afectan las emociones en las inversiones (Especialmente en el Trading)
5 (100%) 6 votes

Pin It on Pinterest

TE REGALO GRATIS MI GUÍA DEFINITIVA PARA CONSEGUIR

LA LIBERTAD FINANCIERA

Solo dime tu correo electrónico y te la mando

¡Gracias!

Revisa tu correo electrónico